Cómo Invertir

Crowdfunding inmobiliario vs crowdlending inmobiliario: Guía para saber en qué invertir

En el dinámico mundo de las inversiones alternativas, el crowdfunding y el crowdlending han ganado terreno como opciones atractivas para diversificar carteras y acceder a proyectos inmobiliarios con un capital relativamente bajo. Sin embargo, a pesar de compartir el mismo sector, estas modalidades presentan diferencias significativas que conviene comprender antes de tomar una decisión de inversión.

¿Qué es el crowdfunding inmobiliario?

El crowdfunding inmobiliario, también conocido como equity crowdfunding inmobiliario, se basa en la financiación colectiva de proyectos inmobiliarios a cambio de participaciones en el capital del mismo. En otras palabras, los inversores se convierten en copropietarios del proyecto y obtienen beneficios a través de la revalorización del inmueble y/o la generación de rentas por alquiler.

Ventajas del crowdfunding inmobiliario:

  • Diversificación de riesgos: Permite a los inversores diversificar su cartera invirtiendo en múltiples proyectos con cantidades relativamente pequeñas.
  • Acceso a grandes proyectos: Incluso los inversores con capital limitado pueden participar en proyectos inmobiliarios de gran escala que de otro modo serían inaccesibles.
  • Potencial de altos rendimientos: Los proyectos exitosos pueden generar rendimientos significativos, superiores a muchas otras formas de inversión.

Desventajas del crowdfunding inmobiliario:

  • Liquidez limitada: Las inversiones suelen estar bloqueadas durante un periodo fijo, lo que significa que el capital no es fácilmente accesible.
  • Riesgo de proyecto: Si el proyecto no se completa o no es exitoso, los inversores pueden perder su dinero.
  • Dependencia del mercado inmobiliario: Los rendimientos están estrechamente vinculados al mercado inmobiliario, que puede ser volátil.

¿Qué es el crowdlending inmobiliario?

Por otro lado, el crowdlending inmobiliario se centra en la financiación colectiva de préstamos hipotecarios. Los inversores prestan dinero a un promotor inmobiliario o a un particular para la adquisición o reforma de un inmueble, recibiendo a cambio intereses sobre el capital prestado.

Ventajas del crowdlending inmobiliario:

  • Ingresos predecibles: Ofrece retornos fijos y predecibles en forma de intereses, lo que puede ser atractivo para los inversores que buscan ingresos regulares.
  • Plazos más cortos: Generalmente, los plazos de inversión son más cortos comparados con el crowdfunding, lo que proporciona mayor flexibilidad.
  • Menor riesgo de mercado: Al no depender directamente del éxito del proyecto inmobiliario, los inversores pueden beneficiarse de retornos estables.

Desventajas del crowdlending inmobiliario:

  • Riesgo de incumplimiento: Existe el riesgo de que el prestatario no cumpla con el pago del préstamo, lo que puede resultar en pérdidas para el inversor.
  • Retornos limitados: Los rendimientos suelen ser más bajos en comparación con el crowdfunding, ya que los intereses están predefinidos.
  • Menor diversificación: Puede ser más difícil diversificar en múltiples préstamos sin un capital significativo.

3 Claves para saber en qué modalidad invertir

La elección entre crowdfunding inmobiliario y crowdlending inmobiliario depende de los objetivos y tolerancia al riesgo de cada inversor. Aquí hay algunos puntos clave a considerar:

  1. Objetivos de inversión: Si buscas altos rendimientos y estás dispuesto a asumir más riesgo, el crowdfunding inmobiliario puede ser una mejor opción. Si prefieres retornos más seguros y predecibles, el crowdlending inmobiliario es más adecuado.
  2. Horizonte temporal: Considera el tiempo que estás dispuesto a mantener tu inversión. El crowdlending suele ofrecer plazos más cortos, mientras que el crowdfunding puede requerir un compromiso más largo.
  3. Riesgo tolerado: Evalúa tu tolerancia al riesgo. El crowdfunding implica más riesgo debido a la dependencia del éxito del proyecto, mientras que el crowdlending conlleva el riesgo de incumplimiento del prestatario.

Tanto el crowdfunding como el crowdlending presentan oportunidades atractivas. En ambos casos, es fundamental realizar un análisis exhaustivo de los proyectos antes de invertir, valorando la rentabilidad esperada, los riesgos asociados y la trayectoria del promotor o la plataforma de crowfunding. Ante todo, recuerda estos consejos:

  • Diversifica tu cartera: No inviertas todo tu capital en un solo proyecto o modalidad.
  • Investiga a fondo: Antes de invertir, analiza la rentabilidad, los riesgos y la reputación de la plataforma o promotor.
  • Lee la letra pequeña: Comprende los términos y condiciones de la inversión antes de firmar cualquier contrato.